6 Tipos de Pacientes y Cómo Tratarlos

Hay tantos tipos de pacientes como colores. Si bien cada uno tiene su propia personalidad, hay ciertas características comunes que nos permiten agruparlos. Hacer esto nos ayudará a comprenderlos mejor y ofrecer un trato personalizado según su forma de ser. 

Dicho esto, estos son los tipos de pacientes que te encontrarás sin duda en tu clínica. 

Este es el tipo de paciente que va a tu consulta una vez cada mil años. Solo acude a ti cuando tienen un gran problema. Esos pacientes no creen en los chequeos regulares y no entienden que prevenir es mejor que curar. Piensan erróneamente que si no se encuentran muy mal, entonces todo esta bien.

Es por ello que debes educar a tu paciente. Tienen que ser capaces de entender dos cosas: que cuando se sienten muy mal o tienen mucho dolor generalmente es porque la cosa ha ido de mal a peor y, en segundo lugar, que los chequeos y las sesiones regulares son esenciales para la prevención de enfermedades. 

La falta de dinero puede ser una razón por la cual tus pacientes no acuden regularmente a consulta. Por ello te sugiero ofrecerles diferentes formas de pago o algún programa de descuento para que el factor económico no sea un impedimento. 

Tipos de pacientes difíciles: el olvidadizo

Uno de los pacientes más difíciles de tratar son los olvidadizos. Estos acuden a ti con más frecuencia que el paciente que casi nunca va. 

Sin embargo, faltan a las citas muy a menudo. Este tipo de comportamiento no conviene a tu clínica pues afecta a tu facturación y a los resultados finales del tratamiento en el paciente.

Puedes abordarlo de dos formas diferentes: La primera simplemente recondandoselo. Puedes llamarles o enviar un correo de forma automática un día antes de la cita programada. Con herramientas de email marketing como Active Campaign o Mailchimp podrás automatizar los recordatorios de citas facilitándote mucho el trabajo. 

La segunda manera es informar a tu paciente del valor del tratamiento que va a recibir. Si entiende perfectamente los beneficios de acudir a tus sesiones, lo más probable es continúe el tratamiento y no pierda citas. Explícale el problema que tiene y qué pasará si no se trata su enfermedad o patología.

 

El paciente miedoso

Los pacientes miedosos no van tu clínica de forma regular porque no les gusta ir. Prefieren lastrar sus problemas de salud antes que acudir a consulta. Temen sufrir mucho dolor o malestar mientras dure el tratamiento. 

¿Qué puedes hacer con estos tipos de pacientes?

Por un lado, puedes ofrecerles sedantes y guiarlos durante el procedimiento. También puedes enseñarles técnicas de respiración profunda para que se relajen. 

Muchas veces los pacientes tienen miedo por la sensación de falta de control y se sienten vulnerables. Para solucionar esto puedes decirles que te detendrás si levantan la mano o hacen algún gesto.

La última manera es poner música relajante de fondo o imágenes agradables que hagan de tu consulta un lugar más acogedor. 

Tipos de pacientes difíciles: el grosero

No todos los pacientes reaccionan del todo bien ante un mal diagnostico. Afortunadamente los pacientes agresivos no son el perfil más habitual. Utilizarán un tono elevado y tajante. Suelen interrumpir, tener un comportamiento descortés y pueden llegar a amenazas cuando no consiguen lo que quieren. 

Recuerda que la ira puede ser un mecanismo de defensa de una emoción subyacente como la ansiedad, el miedo o problemas como baja autoestima. 

Para tratar a estos tipos de pacientes deberás ser excepcionalmente amable, profesional y cordial. Utiliza un voz suave pero firme. 

El paciente agradable

Entre los mejores tipos de pacientes está el paciente agradable. Son generalmente fáciles de cuidar. La mayoría de los pacientes que atenderás en tu consulta entrarán en esta categoría. Por otro lado, dado su simpatía, puedes cometer el error de ser más tranquilizador y optimista de lo que realmente debes ser cuando el realismo dicta lo contrario. 

El investigador

Es una persona tranquila y reflexiva. Este tipo de paciente se tomará todo el tiempo del mundo para buscar los mejores especialistas y terapias. Le gusta tomar una decisión habiendo analizado todos los aspectos del tratamiento. 

Si bien se puede mostrar algo lento para tomar las decisiones, lo ideal es que no le atosigues. Pregunta únicamente si necesita alguna información complementaria. 

Este paciente debe ser consciente de que está en las mejores manos y que le estas ofreciendo el mejor tratamiento que le cubre sus necesidades.  

Si quieres aprender a captar buenos pacientes, tengo un regalo para ti

Ya hemos visto de forma general todos los tipos de pacientes con los que te puedes encontrar en tu clínica.

Si quieres aprender a captar buenos pacientes, diferenciarte de la compentecia y aumentar la facturación de tu clínica privada, tengo un regalo para ti.

marketing sanitario

Tu regalo: Ebook Consigue Clientes de Forma Online para tu Clínica

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario

¿Ya te vas? 

Llévate gratis el Ebook donde aprenderás los 9 pasos para construir una web que vende.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋🏼
¿En qué puedo ayudarte?